Hay ferias y mercadillos para todos los gustos. Podríamos decir para cualquier personalidad, las ferias son puntos de encuentro donde se intercambia información, culturas y donde aprendemos a conocer un poco más sobre la vida de otras gentes. En definitiva una feria es un lugar de unión y visitar una feria supone adentrarse en ese mundo.

 

cerámica de Marruecos

 

¿Porqué nos gustan los mercadillos?

Quizás visitar mercadillos, una feria, un rastro siempre nos produce un placer o una satisfacción , a que es debido esto?

Aqui vamos a encontrar un auténtico escaparate. Siempre en este tipo de reuniones colectivas aparecen los que ofrecen y quieren mostrar y por otro lado los que visitan y desean encontrar, encontrar qué?…  La curiosidad está implícita en el ser humano y además nos satisface estar en un lugar donde encontramos nuestro espacio. Es por eso que nos gustan las ferias porque existen miles de tipos y formas y porque seguro que pasear por alguna en la que encontremos alguna identificación nos hace sentir especiales, porque realmente somos especiales y diferentes.

 

Desde cuándo existen las ferias?mercado medieval

Es muy probable que ciertos comportamientos del ser humano se encuentren implícitos en su desarrollo como especie. La música por ejemplo, como es posible que civilizaciones que nunca han tenido contacto hallan podido desarrollar la música. El comercio es sin dudas uno de esos comportamientos, imaginemos en un pasado muy lejano, al principio de la historia propiamente dicha cuando probablemente no existia la escritura, y vamos a ponernos en la piel de ese inventor o artesano que ha descubierto algo y que tiene la necesidad de mostrarlo. Recorre unos cuantos kilómetros hacia la aldea o población más próxima y lo muestra, ante la sorpresa de sus vecinos por tal descubrimiento del que quieren participar. Cuando estas excursiones se empiezan a organizar y se celebran de forman colectiva aparecen los primeros mercados.

Por lo tanto sería casi imposible determinar cuando comienzan los primero mercados pero es seguro que con el principio de cada una de las civilizaciones.

 

Hoy en día.

En la sociedad globalizada que vivimos tenemos la información al instante. Aquella magia, sorpresa y admiración que se despertaba, en la que un barco de la antigüedad atracaba en un puerto para poder vender esos productos lejanos y exóticos, se ha perdido un poco. Creo que lo verdaderamente complicado es saber buscar y no hay duda que en la actualidad existen innumerables categorías para estos eventos y probablemente cuantos más complejo sea el ser humano más variedad aparezcan. Hay ferias de todo tipo, Navidad, de artesanía, gastronómicas, de arte, finanzas, moda, mascotas, automovilismo, de atracciones electro-mecánicas, infantiles, del libro… el listado es extenso.

Casi seguro que alguna vez hemos visitado alguna. O bien por casualidad o porque la buscamos, por lo tanto vamos a encontrar nuestra feria la que se defina y se ajuste a cada uno de nosotros, seguro que nos va a hacer muy bien.